Imitación de la vida/ Claudia Carreño

Captura de pantalla 2019-05-21 a la(s) 12.16.26

Imitation of Life (1934), película basada en la novela honónima de la escritora feminista Fannie Hurst, dirigida por John M. Stahl y protagonizada por la talentosa Claudette Colbert, que más tarde (1959) tuvo una segunda adaptación protagonizada Lana Turner y dirigida por Douglas Sirk, nos narra la historia de dos mujeres que unen sus fuerzas para doblegar la mala suerte de sus destinos: dos madres, quienes por falta de un marido que las mantenga, se ven obligadas a trabajar para sobrevivir. Una es viuda y la otra madre soltera, una blanca y la otra afroamericana. Esta última, sirvienta de la mujer blanca, generosamente comparte un secreto culinario que termina siendo la llave del éxito de ambas.

19347469

En esos tiempos ver en la pantalla a dos mujeres montando una empresa era algo muy novedoso, hasta se podría decir que adelantado para su época. Incluso (más la novela que la película) se dijo que Imitation of Life era una obra “feminista”. Sin embargo, la película no está exenta de lo que actualmente sería tildado de políticamente incorrecto, como por ejemplo, el diálogo en que la sirvienta le pregunta a su patrona por qué una mujer como ella trabaja, pues con su belleza podría conseguir a cualquier hombre. Más políticamente incorrecto resulta el arco dramático de la sirvienta, quien como ya señalé, es afroamericana. Gracias a la receta de esta mujer de clase obrera, levantan una empresa que recauda millones de dólares, ante lo cual la patrona ofrece a la sirvienta el 10% de la empresa -lo que según su ética corresponde – pero esta se niega a aceptarlo aduciendo que si es rica no tendrá nada qué hacer, y lo que es peor, ya no tendrá a quien servir. Dando como supuesto una especie de abnegación o instinto de servidumbre. En la novela esta trama es distinta y en la versión cinematográfica de 1959 esto no sucede, pues la patrona, interpretada por Turner, en vez de ser empresaria, es una aspirante a actriz de teatro. Pese a esta diferencia sustancial, ambas configuran el personaje de la sirvienta poniendo acento en su espíritu servicial (aunque en la versión del Sirk se ve este aspecto fuertemente ligado a la religiosidad).

Creo que merece la pena detenerse en el argumento de la raza, que en definitiva corresponde a la trama más potente de la película. Resulta que en el original (el de la novela), la patrona no ofrece nada a la sirvienta luego que se hace rica; es más, de alguna forma se sugiere que le roba la receta a la sirvienta. En la adaptación de 1934, claramente suavizaron esto haciendo del personaje de la patrona una persona justa y noble que le ofrece un porcentaje de participación en la empresa. En la versión de 1959 esta trama desaparece debido al posible rechazo por parte de los espectadores, en esos años sensibilizados por el Movimiento de los Derechos Civiles (1954- 1968), que protagonizó la lucha por la igualdad de derechos ante la ley para todos los ciudadanos, el fin de la discriminación contra los afroamericanos y de la segregación racial en EEUU.

No obstante estas diferencias, tanto la novela como sus adaptaciones enfatizan –a su manera- la discriminación hacia los afroamericanos. El drama del personaje de la hija de la sirvienta, de rasgos blancos debido a los genes del padre, figura en ambas adaptaciones. Esta niña se cría junto a la hija de la patrona, una niña blanca y hermosa; van al mismo colegio y juegan juntas, hasta que comienza el problema racial. La pálida niña afroamericana se hace pasar por blanca en el colegio, lo cual le funciona bien hasta que un día su mamá va hasta la escuela a dejarle un paraguas (se conserva la escena en ambas versiones). Entonces estalla la bomba: todos los compañeros quedan pasmados al comprobar que la niña ha estado mintiendo todo el tiempo respecto a su origen. La niña cae en desgracia y termina de crecer en la más profunda amargura. Le va mal en los estudios y nadie en la casa la soporta. Decide irse y pide a su madre que no la siga, que se olvide de ella, porque necesita comenzar de cero, no tener pasado. A la pobre madre no le queda otra que sufrir. El desarrollo de este argumento, similar en ambas versiones, tiene sin embargo algunos detalles que las diferencian. En la película de 1959, el personaje de la hija blanca de la sirvienta tiene un novio blanco a quien mantiene engañado respecto a su origen. En la versión de 1934 este personaje no existe. Lo curioso es que los guionistas de la segunda versión, que supuestamente modificaron el argumento para no echar más carbón al fuego respecto a la discriminación que ejercen los blancos sobre los afroamericanos, crearon una escena en que el novio, tras enterarse a través de rumores sobre el origen negro de su novia, la encara dándole una brutal golpiza. Crearon una escena de violencia hacia dos minorías.

Captura de pantalla 2019-05-21 a la(s) 12.15.50

No podemos negar a los ojos actuales que esta trama fue premonitoria del caso de Michael Jackson. Asimismo, se asemeja al ya mítico capítulo de la serie Atlanta en la que aparece el reportaje a un caso “transracial”, un afroamericano que dice ser blanco, que dice sentirse blanco pero que está en cuerpo de negro (hasta la fecha, que yo sepa, ninguna ficción ha salido con el caso inverso, ni ningún blanco se ha ofendido por ser llamado blanco). Pero bien, el asunto es que en Imitation of Life la hija de la sirvienta afroamericana es realmente medio blanca, más blanca que una mulata, por lo que su discriminación por parte de la sociedad obedece a la necesidad de crear otredad, lo que vuelve el argumento más interesante.

De acuerdo a reseñas de la época, el título Imitation of Life hace alusión al sentimiento del personaje de la hija de la sirvienta, quien en un momento de la película estalla diciendo no tener una vida por no ser blanca. En la versión de 1959 es más fácil entenderlo pues al comienzo aparece una canción en que se hace alusión directa a esta expresión, vivir una imitación de la vida se refiere a vivir sin amor. Más tarde, en el año 2001, la banda de pop REM saca una canción con este nombre en su disco Reveal. La canción habla del espectáculo y el arte de aparentar. Al parecer a los estadounidenses les gusta mucho esta expresión.

Que la subtrama del personaje afroamericano haya dado el nombre a la novela y a la película, es sin duda una prueba de su potencia en desmedro de las otras, pero ¿qué ocurre con el personaje protagónico de la patrona? La historia de esta mujer es simple: en la cima de su carrera se enamora de un hombre encantador y este le corresponde. El problema se presenta cuando lo deja a cargo de su hija adolescente. La hija, sin saber que es el novio de su madre (pues por cautela no le dicen inmediatamente), se enamora de él.  En general, la trama de esta mujer resulta bastante adelantada para la época, en tanto plantea un personaje femenino dispuesto a luchar por su deseo en términos de realización personal. Sin embargo, la resolución del conflicto con la hija es un poco ambiguo: no se entiende si se trata de sororidad (entre madre e hija) o de una especie mensaje acerca del valor supremo del amor de madre.

Captura de pantalla 2019-05-21 a la(s) 12.21.38

En cualquier caso, Imitation of Life, tanto en la versión realizada por Stahl como la de Douglas Sirk, a través de gatillador un tanto extremo, trenza tramas que cuestionan la mentalidad de la época: el pensamiento machista de que las mujeres no pueden trabajar y la discriminación hacia los afroamericanos. Aunque con menos diálogos políticamente incorrectos, estas tramas lamentablemente siguen vigentes.

IMITACIÓN DE LA VIDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s